viajar a Nepal en verano

Parque Nacional de Chitwan ©Álvaro Maldonado

Viajar a Nepal en verano

Si vas a viajar a Nepal en verano tienes que tener muy en cuenta que se trata de la época de monzón en Nepal y con total seguridad lloverá a diario.

Viajar a Nepal en verano, entre los meses de julio y agosto, coincide con la época de los monzones. Eso se traduce en un clima caluroso y húmedo, con precipitaciones constantes y tormentas ocasionales pero muy abundantes por las tardes. En esta estación del año es por tanto muy útil llevar en tu maleta a Nepal ropa impermeable y chubasquero.

viajar a Nepal en verano

Vigilando al rinocerinte que está comiendo en la cosecha comunitaria, Bhadara ©Álvaro Maldonado

¿ Viajar a Nepal en verano significa siempre lluvias ?

Este monzón avanza de este a oeste, al tiempo que el norte del país y la zona más occidental permanecen secos. En la zona de Terai y las tierras bajas, muy pobladas, las precipitaciones son extremadamente abundantes y muchas de las carreteras están bloqueadas o cortadas al tráfico. Precisamente por ello es muy recomendable contar con la experiencia de una agencia de viajes a medida, ya que cuentan con chófer privado que siempre sabrá qué ruta escoger.

Viajar a Nepal en verano y las alternativas al trekking

Si vas a viajar a Nepal en verano debes saber que en función de las precipitaciones quizá no sea posible practicar trekking en alguna de las rutas definidas, pero en cambio se abren otras opciones para el viajero, como visitar los deslumbrantes templos de Katmandú. Con los reflejos del agua son aún más bellos y la agradable temperatura de esta época invita a sumergirse en todo su esplendor.

En la capital Katmandú la temperatura no es elevada de media, ya que oscila entre 23 y 25 grados, pero el promedio de lluvia es de entre 200 y 375 milímetros. Si aún no has decidido cuándo viajar a Nepal, hacerlo en verano coincide por tanto con la temporada baja y es muy frecuente encontrar precios muy bajos y ofertas en hoteles y todo tipo de establecimientos turísticos.

Por otro lado es cierto que las grandes lluvias ocasionadas por el monzón en Nepal hacen brotar una exuberante vegetación que llena de color verde las montañas y ofrece unas vistas preciosas de los campos de arroz, las cascadas y los ríos. Un momento espectacular para inmortalizar fotográficamente este asombroso país.

Valora este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *